"Las cosas que digo se me mueren en la boca/Lo que callo, porque lo desconozco/ es lo que más me pertenece" Ana María Cué



viernes, 16 de abril de 2010

la calle


Estoy mirándola
sosteniéndola suavemente
de ventana en ventana.

La calle que no ampara
posee raíces ambiciosas.
Abierta, viene y va.
No hay líneas rectas
en ella, ni en nadie.


© Ina 2010

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

.... ni en nadie.
Si.
Cada vez más retorcidos.

Besos.

fonsilleda dijo...

Certero, atinado como un análisis en profundidad y, sin embargo, ¡melona!: breve y poético.
En ese análisis te veo, me veo...
La foto, me gusta mucho.
Y, esa imagen de una calle abierta, creo que es un hallazgo.
Bicos.

Caminante dijo...

Me vuelve a gustar la certeza que tienes de que las cosas no son ni buenas ni malas, ni blancas ni negras, ni siquiera todas rectas, todas tienen un recoveco que ocultar.

Euphoria dijo...

Y pensar que la calle fue hecha por nosotros mismos...

PD: Me encantan tus felinos!!!

Slds.

Angel dijo...

Es una imagen que vale mas que mil palabras, aunque las palabras que acompañan a la imagen valen mas que mil imágenes. O no?
Besos desde el Sur

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre nos espera una calle imposible...


Slaudos y un abrazo enorme.

Jorge Ampuero dijo...

Precisa y certera poética, degustable, por cierto. Nos leemos.

Saluditos...