"Las cosas que digo se me mueren en la boca/Lo que callo, porque lo desconozco/ es lo que más me pertenece" Ana María Cué



jueves, 28 de enero de 2010

Nunca


Fotografía: Ina





Nunca


Ahora con el viento extranjero
En el mañana de la primera nevada
El sol que nunca se pone
no toca el silencio o la realidad

No lo dice nunca

Así que esta mañana sin nada
llovió, disipándose las nubes
Sólo el viento permaneció
Se derramó como una fuente
Se desvaneció desprovisto de furia
en las horas hechas añicos
como piel desnuda

No lo digas nunca

Nada está a salvo
La luz y la oscuridad
separándose una y otra vez


© Ina

9 comentarios:

fonsilleda dijo...

O todo permanece siempre a resguardo y salvado. Quizá por no decirlo nunca en esas horas rotas.
Original mirada la tuya; tu piel desnuda, sensitiva, extraña.
Bicos.

P.D. Elia me dijo que, si sientes curiosidad, colgó las estenopeicas (caja cartón con agujerito ¡ja!) en el flickr.
Más bicos

Ignacio Reiva dijo...

Tal vez no haya nada de lo que ponernos a salvo y sean todas ideas nuestras. La luz y la oscuridad, en el fondo son lo mismo. Un gran beso.

entresuelos dijo...

pero seguro que ese momento de comunión, ese momento de en el que se entrelazan, se reciben, se acogen y luego se despiden es tan hermoso como tu sabes contarlo. Un saludo, feliz año y perdona por ser tan tardona. abrazos

MASARU dijo...

Y no se dice...nunca. Te metes en tu casa y desde la ventana ves las gotas, la luz y la oscuridad, día tras día...¿no dijiste?...
atrevete a salir,mojate de luz y oscuridad... nada cambiara los silencios la que cambia es una... día con día.

un beso amiga...estamuy buena tu produccion...

Froiliuba dijo...

Pues hay que decirlo, siempre, todo lo que sea
y salir y mojarse con las gotas, que empapen la cara y saltar por los charcos y reirse de la vida que es una mierda pero al menos es.

Y depués llega la caló y nos acordamos de las gotitas y el frescor.

Melona , estoy en ello, pero este portatil abuelete que tengo no me deja hacer cosas grandes, tiene que ser en casa el finde.

Anónimo dijo...

No te preocupes Froi...sé que estoy en buenas manos, eres la mejor melona

Marusa me mojo y salgo, aunque hay cosas que no cambian ;-)... La luz y la oscuridad aunque puedan parecer la misma cosa no lo son, aunque haya mucho de la uno en la otra o menos de una que de otra...
recuerda incluso en la oscuridad la luz persiste sólo hace falta querer verla...

Fonsi hay cosas que no deberían estar resguardadas u ocultadas , nos convierten en furtivos no deseados por eso quizás ni la luz ni la oscuridad están a salvo

Ina

La sonrisa de Hiperión dijo...

Viento que pone a cada cual en su sitio, doliendo por igual...

la ralladura del coche fue lo que más le fastidió.

anabel dijo...

Me han gustado, sobre todo, los tres versos finales que cierran el poema:

Nada está a salvo
La luz y la oscuridad
separándose una y otra vez

me parecen sublimes.

besotes.

Camille Stein dijo...

luz y oscuridad derramadas y esta piel desnuda, extraña a sí misma, incapaz de reconocer sus manantiales, errante silencio, muda entrega...

- exquisito poema, Ina, gracias...