"Las cosas que digo se me mueren en la boca/Lo que callo, porque lo desconozco/ es lo que más me pertenece" Ana María Cué



domingo, 28 de junio de 2009

En el silencio

Dibujo Ina



En el silencio

La noche cautiva palabras
que manchan y dejan huellas.
Los húmedos silencios te someten
a una página en blanco.

Arraigaría, si ellas brotaran,
en el antes del sueño,
más allá del azar del misterio.
Escribiría sobre tu piel
la armonía de una mujer desnuda.
Comenzarían a mostrarme sin ruido
con rostro, piel y nombre.

Vulnerables buscamos sobre la hoja de papel
lo que los bordes no derraman cuando no nos nombran.

Tristemente aprendemos del silencio.
En él ninguna palabra es verdugo,
todas son huérfanas de la ternura.

© Ina 2009

lunes, 22 de junio de 2009

Desaparecida


Dibujo Ina





En el anochecer o al despertar
llevarás un nuevo traje de piel,
anudarás hilos invisibles
abriendo y cerrando
palabras que no eres
La poesía que transforma
no es ésta.
Soy otra sin poderes
que más de una vez falló,
el suspenso del fruto de la derrota.
Me desnudo aquí,
sintiéndome aún más descalza.
Una gota no hace un mundo.
Oigo mi desnudez, mi sed
temblando en la luz.

© Ina 2009





Ambicioné que
llenara mi cuerpo de palabras
ser poema, ser canción
de la ficción reina
de la penumbra luz.

Me acosté para borrarme
en los sueños esparcidos
como miguitas de pan.

No soy flor alada
bañada en lágrimas.
Ni gané batallas en su memoria.

Anduve por el eclipse
como quien anda por el desierto
sedienta y desaparecida.

Sin furias, ni tormentas camino hoy
arrojándome en pedacitos.
Sobreviviendo sin ficciones,
iluminada a ratos.

Sin esperar palabras.
comienzo a verme
sin favores, ni regalos,
interesante
al no ser musa, ni poeta.

Negada de todo
soy capaz de hacer
soportable el mundo
como un milagro cotidiano.

Llego callada
como una sencilla fuente
sin máscara y sin público.

Escribo ,aunque no leas,
sin temor, ni vergüenza
con un nuevo color
desconocida para ti.

© Ina 2009




Fotografía. Flor Garduño

lunes, 15 de junio de 2009

Huellas


Dibujo Ina


Aire

La huella nómada acorralada
huye del aire devastador.

Brota su súplica callada.

A veces el aire comprende y cede,
en obsequio por sus errores.

Sombra

Ella es un reino.
Cuando entra la luz
queda en el vacío
desnuda
con su obstinada soledad.

Eclipse

Anclada en la sombra
espera las palabras
para nacer en algo diferente.
Un nuevo traje de piel
que señale y desnude
los colores del día.
No busca, no,
sólo espera.

Luna

En el centro de la noche
testigo y cómplice
de oportunidades y errores.
Alzaremos las copas,
brindaremos por ella
y sus hechizos.

Lluvia

Una mujer desnuda baila,
de repente un roce de lluvia,
las primeras gotas.

Jadeos de agua haciendo piel

© Ina 2009

martes, 2 de junio de 2009

La gota de agua ( para Ana) : Alicia sabe



Fotografía Ina ( de la Expo 2008 Zaragoza)

No parece sencillo sonreír pero basta con ser y dejarse oír, pasar de los artefactos que nos persiguen intentando imitar lo humano (que en el hoy parece caduco): los mensajes por las cartas, el correo por el teléfono, el instante mágico fugaz que no dura por el que resiste el paso del tiempo (como las buenas películas, las fotografías que no hicimos, las canciones, el chocolate y el sofá..), el marcapasos por un fiero y frágil corazón, vivir de sueños por vivir tu sueño (te lleve a donde te lleve), lo pasajero por lo que puedes perder, el trazar por el crear con el sentimiento, las invenciones por el misterio que eres ( otra de las que se sienten otra que no es sentida fuera de ella misma y que nadie conoce). La fuente por la humilde gota de agua. El otro lado del cristal por Alicia.

No parece pero es fácil sonreír cuando la esperanza no se ha perdido, aunque haya voces ausentes y el sueño esté descuidado, cuando no hay promesas por cumplir y la fe, aún por hacer, existe ahí mismo, en el mismo sueño que como ella anda.

Aún la sonrisa puede ser un deshabitado lugar que aparece y desaparece en instantes pero la calma que ha costado tanto la envuelve para que no se vaya y se hunda. La calma sabe que es difícil lanzarse desde el fondo para intentar salir a flote a respirar sin manos que sujeten, que es maldito el umbral donde lo gris y sombrío es el único compañero y donde solamente se oye el tic-tac del paso del tiempo, que los dientes de la gran bestia están siempre preparados para desgarrar las heridas, que la luna caída vive eclipsada pero que en el eclipse sigue habiendo luz (mírala, aunque te dañe los ojos). La luna en escorpio está en los paréntesis (sólo ella y porque sí).

Sí, la calma sabe por igual de ambas cosas.

Ella sigue por el viento que mueve las estaciones, ahora primavera que estalla en flores que deberían ser regaladas y nunca arrancadas. Continúa por la ciudad de Locos y Cuerdos que se dan la mano (sabe que sólo ellos resisten). Puede que en la estación esté llegando el tren de la alegría, ahí junto a la ternura en el último vagón del último tren que se mueve cuando llega la noche (y en tu sueño la nieve se pose a tus pies).

Sí, es sencillo sonreír cuando no nos da miedo querer sin paraíso…

Sí, Alicia sabe, las tres reinas no.

(El lote completo)

© Ina - Mayo 2009

Gota invisible


El dolor que abre puertas
fantasea poemas.

Tenue luz que agita la piel
que el olvido nombra.
Y del árbol un brazo
explicará las palabras
silenciadas entre paredes.

Abre y cierra los ojos
delante de las ventanas
que descubre la noche

El amanecer sorprendió al corazón
recogiendo trocitos de cristal
de la preciosa concha marina rota.

Invisible te devolvió la noche
humilde y cotidiana gota de agua
sin merecer ser fuente.



© Ina 2009