"Las cosas que digo se me mueren en la boca/Lo que callo, porque lo desconozco/ es lo que más me pertenece" Ana María Cué



domingo, 11 de enero de 2009

Hoy


Hoy que el consumo rápido, consume todo. Hoy, que somos el reflejo de lo que un día fuimos, para muchos. Hoy, quisiera creer que nunca pasamos, que nunca pasan, que nunca pasarán. Hoy, que ya es vieja la camisa de hace dos días, y que siempre es mejor lo último y lo más reciente. Hoy, que los sueños son baratos. Hoy, que se nubla la importancia de los que en verdad cuentan. Hoy, que nos importa cada vez más el prestigio, la adulación, el reconocimiento social. Hoy, que el corazón no para a tomar aliento. Hoy, que nadie le debe una canción a lo imposible, a la mujer, al sueño que nos lanza. Hoy, que nos gusta lo fácil y aparente. Hoy, que se pierden las lealtades menores. Hoy, que hay tantas sepulturas por llenar. Hoy, que el olvido viaja en redes, artefactos móviles y microondas. Hoy, que no hay oro en la mina. Hoy, que las palabras y los detalles se confunden. Hoy, que nadie llega a donde el profeta dice que nadie llega. Hoy, que parece que nadie presta atención. Hoy, que todo parece tan preciso. Hoy, que la oficina de correos está cerrada. Hoy, que hay ojos vacíos y almas demasiado ocupadas. Hoy...


(c) Ina/Zoe


6 comentarios:

fonsilleda dijo...

Hoy esas almas ocupadas encuentran un resquicio por el que colarse y estar y no pasar y tender la mano, a pesar de que quizá sean de menor prestigio, a pesar de que no haya oro en ninguna mina y a pesar de que el poeta olvidó la canción a la que debía poner letra. Hoy hay que seguir aprendiendo para encontrar esas lealtades, hay que lavar la camisa para prestarla y que el consumo se mantenga.
Hoy tus palabras me llegan, intensas, todas, simples, bellas y con todo su contenido.
Dejo bicos.

Caminante dijo...

Tantas cosas podrían decirse del hoy... Ese hoy en que parecen haberse perdido los valores tradicionales, entre tantas otras cosas...

Dante dijo...

Hoy, que ya no es hoy si no hay motivos, es un día de reflexión. Y asi es tu texto. Reflexivo, profundo y necesario. Con uno sólo que pueda verlo como vos, sólo uno, ya marcamos la diferencia respecto al resto. Un gustazo leerte, preciosa. Dejo un beso.

Maria Jesús dijo...

Gracias por enlazarme. Yo también te he colocado en mi lista móbil de blogs. Me encanta leer tus posts. Son profundos y maravillosos. Lo mejor que podemos hacer con el momento presente es leerte

Angelus dijo...

Hoy te escribo este comentario con el alma dispersa, distraída, quizá quiera esconderse en algún silencio nuevo, sin embargo es este HOY, el tuyo que me hace seguir, respirar y vivir, es tu hoy, pues el mío no sé donde lo he perdido. Gracias.

Maria Jesús dijo...

Por supuesto, Zoe, el valor del hoy es precioso e incalculable pues hoy se están gestando importantes cosas. Del hoy podrían estar creciendo y gestándose importantes sueños con el objectivo de convertirse en realidad. Para mí, una forma excelente de emplear el hoy es visitando tu maravilloso espacio virtual, el cual adoro visitar. Muchas gracias por linkar mi blog.