"Las cosas que digo se me mueren en la boca/Lo que callo, porque lo desconozco/ es lo que más me pertenece" Ana María Cué



jueves, 18 de diciembre de 2008

Delirios


Delirios

Las puertas y ventanas cerradas
golpeadas por la lluvia y el viento
Una contienda sin lucha
en la que cada uno hace lo que sabe hacer.
La lluvia fuera y dentro.
El viento, la humedad calando las paredes
ahogando el silencio sordo.

Quiero la furia
que abre puertas y ventanas.
Que nos golpee el viento y la lluvia,
nadie lo hará por nosotros.

Los bombarderos llegaron rugiendo
y en la dura tormenta
estruendo de cristales rotos
sin refugio.
En la ruina de paredes, puertas y ventanas
se halla ese lugar

Quiero aire
quiero que todo vuele
y arranquemos las puertas.

Zoe

5 comentarios:

MASARU BORBARAN dijo...

Los abrazos se regalan , se dan se cruzan, se entregan, aqui te va el mio, con todo mi cariño, que bueno y que malo, que bueno que yo este bien cuando estas tu mal, para a poyarte este día, que malo que estemos asi de tristes...pero al menos dia por medio una y una....que curioso puede ser todo, que dos tontas como nosotras, tengamos al unisono penas revoltosas que nos inundan la mente y el alma...te cojo de la mano

fonsilleda dijo...

A veces deshacer para empezar desde cero, es lo mejor que cabe intentar.
Deja pues que entren todas las tempestades todos los aires y fuerzas destructivas, grita, que arrasen y ahoguen..., hasta que llegue la calma, el sosiego, la paz.

Froiliuba dijo...

Salir a la calle cuando mas llueva, sin parguas , empaparte y gritar. eso curar no cura pero relaja...

De todos los bombardeos se sale, cuando una ciudad cae ante las bombas, derruida, sus habitantes después con tiempo construyen una muchísimo mejor.

mil bss

Zoe dijo...

y siempre hay manos amigas que ayudan desinteresadamente... gracias desde mi huracán

Caminante dijo...

Deja que el huracán arrastre todo aquello de malo que hay a tu alrededor para empezar a reconstruir de nuevo. Espero que pronto llege la calma, la paz, el sosiego, la tranquilidad, la normalidad...